Archive

Please reload

Tags

Las madres y el síndrome del BURNOUT

March 19, 2018

Ser madre es el mejor regalo con el que he sido bendecido. Es lo que he sido por casi una década de mi vida. Hay tanta belleza en ser madre y criar a los hijos, pero también hay un lado de la maternidad del que la mayoría de las mujeres no habla ... los desafíos cotidianos con los que todos nos enfrentamos. 

 

Por un tiempo, me sentí como si fuera la único que luchaba con la maternidad. La mayoría de las mamás que conozco estaban compartiendo momentos perfectos, mientras yo estaba luchando con la transición de ser una madre de uno a dos. Tal vez fue porque soy un perfeccionista por lo tanto quería ser la madre perfecta. La que tiene un hogar organizado en todo momento, la que hace todas sus comidas desde cero, y la que se siente y ve fabulosa haciendo malabares con cien tareas a la vez . ¿Acaso eso existe?

 

Toda la presión que me estaba poniendo a mí misma me llevó a un BURNOUT. ¿Qué haces cuando sientes que estas agotada y todo esta girando hacia abajo? Yo me sacudí y me desafié a mí misma para cambiar mi mentalidad y mis métodos.

 

 

 

Se honesto contigo misma
Solo tu sabes cuando te estás quedando bajo en energia y empezando a sentir un burnout. Los burnouts se ven diferentes para cada uno, así que establece tus límites según cómo te sientas y cuánto puedas manejar. Aceptar que estás luchando no te hace menos madre. De hecho, te permite ser y hacer tu papel de madre mejor.

 

Reserva momentos exclusivamente para ti
Es natural que las madres prioricen a sus hijos, pero cuando una cosa lleva a la otra y nos encontramos en la parte inferior de nuestra lista de prioridades, o completamente fuera de ella, esa es una receta para el desastre que afecta a la familia entera. Cuando eres madre, los momentos para ti valen oro. Para mí, dedicar solo quince minutos para meditar en las mañanas o salir a camina después del trabajo para descansar y recargarme para poder tomar el resto del día con una buena actitud. Si mama esta bien, todos en casa lo sienten y lo ven.

 

Haz una lista y compártela
Naturalmente, soy organizada y ejecuto en listas. Todo lo que quiero o necesito hacer, va en algún tipo de lista. Para tareas que tienen que ver con la familia o la casa, la comparto con mi esposo y mi hija y ellos toman lo que puedan para ayudarme a ahorrar tiempo y energía.

 

Establece metas diarias
Hay mucho que queremos hacer, pero para lograr nuestros objetivos, sin un burnout, es mejor dividirlos en tareas pequeñas. Esto nos impide sentirnos abrumados mientras hacemos un pequeño progreso cada vez que trabajamos en él y, finalmente, lo eliminamos de nuestra lista con tranquilidad. Además de mis responsabilidades diarias, apunto una a tres cosas que quiero hacer que no necesariamente entran en mi rutina. Veo las tareas simples como peldaños hacia mis metas. Cada paso cuenta.

 

Acepta el caos de vez en cuando
Cada día no siempre va de acuerdo a cómo lo planeamos. También hay una belleza detrás de esos momentos de la vida que parecen disastres. A veces tengo que recordar RESPIRAR y de repente las migajas de galletas, las manchas de las camisetas y los juguetes diseminados por toda la casa ya no me molestan tanto. Recuerda esto: Esta etapa de tu vida temporal. Las listas se marcarán. Los regueros se limpiarán. Haz lo que puedas cuando puedas. Disfruta el presente.

 

 

 

Mi maternidad es perfectamente imperfecta. Estoy haciendo lo mejor que puedo para criar a mis hijos. Sé que tú tambien. Pónte en TIME OUT de vez en cuando porque te mereces esos momentos para ti y tus hijos merecen una madre feliz y saludable. Mientras más agua te viertas, más podrás verter en tu jardín de pequeños.

 

Please reload

Recent Posts

November 1, 2019

Please reload